Una dermatóloga en la exposición de Zuloaga

 

Como sabéis, hace unos días fui a ver la exposición de Zuloaga en la Fundación Mapfre de Madrid. Abarcaba desde los años 1889 a 1914, que fueron cruciales en su vida y en los que su arte se desarrolló plenamente. La exposición me impactó como ya quedó claro en la reseña que hice sobre ella (y que puedes leer aquí bajo el título “Exposición ‘Zuloaga en el París de la Belle Époque’”); por eso volví a verla, aunque esta vez con ojos de dermatóloga ya que en bastantes pinturas (y no es fácil que ocurra) se reflejan patologías y alteraciones de la piel.

Las lesiones que se encuentran con más frecuencia son nevus intradérmico que son tumores pigmentarios benignos formados por una proliferación anormal de melanocitos. Aparecen con mucha frecuencia a lo largo de la vida y, sin saberse bien porque, todo el mundo los llama verrugas.

No conozco ningún pintor que haya plasmado tantas veces estas pequeñas lesiones dérmicas. Siempre en mujeres, algunas muy hermosas, por lo que está claro qué para Zuloaga, más que un afeamiento de la piel era un adorno que resaltaba la belleza.

Además, en la exposición hay otras patologías dermatológicas: rosáceas, tumores, eritemas solares, y también están representadas especialidades médicas como endocrinología, oftalmología y traumatología.

Relación de obras:

 

La enana doña Mercedes, 1899

La enana es la señorita Bouey, que recuerda a la Maribárbola de las Meninas de Velázquez. Es una enana acondroplásica con cara de luna llena y nariz en silla de montar, típica de la sífilis congénita. Tiene tres nevus en la frente y uno en le región mentoniana, que el pintor ha señalizado claramente.

Este personaje, con sus pequeñas lesiones en la piel, por motivos obvios, es mi preferido.

 

Mi tío y mis primas, 1898
Ver Detalle de la imagen Ver detalle de la imagen
Mi tío y mis primas, 1898

Una de las primitas tiene un nevus intradérmico pigmentado en la región del mentón, además de un importante hirsutismo posiblemente idiopático, con un aumento del vello en la piel del labio superior, entrecejo y ambas patillas, que recuerda a la mismísima Frida Kahlo.

Preparativos para la corrida
Ver detalle de la imagen Ver detalle de la imagen
Preparativos para la corrida, 1902

La modelo recuerda a la del cuadro anterior, pero en esta ocasión por una correcta depilación, no hay rastro del hirsutismo, y el nevus se ha desplazado mejorando su imagen.

El viejo verde, detalle
Ampliar imagen Ampliar la imagen
El viejo verde, detalle, 1906

El detalle muestra a dos elegantes parisinas, a las que un viejo no puede evitar seguir. Una de las mujeres tiene un nevus en la mejilla izquierda y otro en el escote, que Zuloaga resalta como un distintivo de belleza.

Casque d´Or
Ampliar la imagen Ampliar la imagen
Casque d´Or, 1906

Precioso retrato de Amélie Élie en el que se aprecia un nevus en el pómulo derecho.

Autorretrato
Ampliar la imagen Ampliar la imagen
Autorretrato, 1908

Zuloaga se ha retratado a sí mismo con bigote, sombrero, el cuello de la capa levantado y mirando con fijeza al espectador. En la mejilla derecha tiene un pequeño lunar que el pintor no ha querido esconder..

Retrato del violinista Larrapidi
Ver detalle de la imagen Ver detalle de la imagen
Retrato del violinista Larrapidi, 1910

El violinista presenta una rosácea, dermatitis crónica que se caracteriza por episodios de eritema congestivo, con telangiectasias (cuperosis) en regiones malares, dorso de nariz, mentón y frente, y episodios de inflamación en los que aparecen pápulas y pústulas. Si se observa la cara de Larrapidi tiene un eritema violáceo, más intenso en ambas mejillas, y punta de nariz. Con frecuencia se ha achacado como causa al alcoholismo, sin tener ninguna base científica, lo que ha dado lugar a que se le conozca vulgarmente como nariz de borracho.

El juez de Zamarramala
Ampliar Imagen Ampliar Imagen
El juez de Zamarramala, 1906

El retratado tiene un eritema facial crónico que afecta a mejillas y nariz compatible con una rosácea, y, además, un posible carcinoma ulcerado de evolución tórpida, que ha destruido parte de la aleta nasal derecha.

La merienda
Ver detalle de la imagen Ver detalle de la imagen
La merienda, 1899

El personaje que está sentado en el centro muestra en mejilla izquierda una lesión oscura, redondeada, bien delimitada compatible con un tumor ulcerado, o una herida por traumatismo previo, ya que parece estar afectado también el pliegue nasolabial izquierdo.

Tipo de Segovia
Ver detalle de la imagen Ver detalle de la imagen
10º Tipo de Segovia, 1906

El modelo se viste con una gran capa y una camisa blanca que deja el cuello, escote y parte del tórax al descubierto, pudiendo observarse un eritema solar crónico por una exposición prolongada al sol, que contrasta fuertemente con la piel blanca que siempre va tapada.

Mujeres de Sepúlveda, detalle
Ampliar imagen Ampliar imagen
11º Mujeres de Sepúlveda, detalle, 1909

La mujer envuelta en una manta solo muestra la cara, en la que el pintor refleja de forma magistral los signos del envejecimiento: nariz afilada, labios casi inexistentes, mandíbula prominente, y el signo más importante del envejecimiento, las profundas arrugas que surcan su frente.


Ampliar imagen Ampliar imagen
12º El enano Gregorio el botero, 1907

El enano Gregorio el botero aparece frente a las murallas de Ávila sujetando dos odres, en mangas de camisa y con alpargatas. Tiene el ojo izquierdo opaco por una catarata.


Ampliar imagen Ampliar imagen
13º Monje en éxtasis, 1907

Zuloaga pinta al monje enflaquecido por los ayunos, y descalzo, lo que nos permite observar sus pies deformado, con halox valgus y dedos en martillo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Por favor, ayúdame a comprobar que no eres un robot. Completa la operación: *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies